Este blog es de catársis... No lo tome personal, lo tome a mal, sino le gusta simplemente no lo tome !

No hay corrección de estilo ni ortografía. Se me olvidan muchos puntos, algunas comas y me como palabras completas y letras. Ya lo verá.

jueves, 30 de diciembre de 2010

grrrrrrrrrrrrr!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!


respira profundo y cuenta hasta 1000...

sábado, 18 de diciembre de 2010

Tiempo de recoger

Cada vez escribo menos y pierdo más el tiempo entre las series en línea y los chismes “feibukisticos”. Se me hace más difícil establecer una conversación con el tipo que esta alado que con J en un chat y así poco a poco me voy desnaturalizando y de alguna manera me pierdo en la“red” y digo me pierdo porque para este momento siento que esto dejó de ser una herramienta: no estoy segura de cómo usarla y no estoy segura de que en realidad me sirva de algo.

Este año ha sido el más doloroso de mi vida hasta el momento y jamás había sentido una tristeza tan grande como esta. Silenciosa y calladamente te carcome las entrañas, un día te levantas y ya no te sientes tan bien. Y dejas de lado cosas importantes porque no sabes cómo afrontarlas y retomas las estúpidas porque sabes que una forma sencilla de huir.

A pesar de todo el año 2010 no ha sido el peor año de todos, pero ha sido un año vacio: avances en el área profesional y 100s de retrocesos en lo personal y anímico, Sigo siendo demandante e sicorígida. He dejado algunas amistades y algunas me han dejado a mí. En el aspecto amoroso no ningún progreso real sigo buscando, sin hacer mayor esfuerzo, alguien que me quiera y que quiera estar conmigo tanto los días soleados, como los fríos y lluviosos.

Pero este post no es para quejarme sé que ha sido un año complicado con un montón de cambios no esperados y no queridos. Este post es para agradecer, sin quejas, sin enojos, sin rabia, sin tristeza. Agradecerle al flaco porque me puso en la vida la familia que tengo, porque me dio un padre amoroso que a pesar de sus errores en la vida nos amó sin reparos. Por mi Mami, Lulú, que es una berraca que sin su amor y sin su cariño ninguno de nosotros podría ser quien es . Por mi hermano Juan porque a pesar de nuestras diferencias, me ha apoyado. También agradezco por mi hermano Javier, mi cuñis y la manzanita de mis ojos. No puedo dejar por fuera a los Ti@s y prim@s que se han encargado de hacernos la tristeza menos triste y la vida más amena.
Agradezco a los amigos que en este año no me han dejado ni un segundo sola: May, Ale, Esparcis, Anita, Miguel, Nico, Karla, Rick,mafe y tantos otros que me han servido de bastón, de pañuelo y de payasos para sacarme una que otra risa cuando las cosas no han sido fáciles.

Agradezco a mis compañeros de trabajo en Paipa que me dieron fuerza en las situaciones difíciles y los del Colón que me aguantaron más de una lagrimita.
En esta navidad y este fin de año respiro profundo y agradezco!
Que el año que viene esté lleno de bendiciones.
Un beso y un abrazo para todos.

jueves, 2 de diciembre de 2010

Los botones y yo – la explicación de una fobia poco conocida: La Koumpounofóbia

Bueno hoy me levanté pensando en escribir sobre mi fobia a los botones e hice algo que jamás había hecho “googlearla” así: FOBIA A LOS BOTONES y ¡juas! Me encontré con un blog, varios vídeos y hasta una investigación.

Yo no sé porque los botones, siendo algo tan práctico, me dan tanto asco y si bien después de leer las reacciones de algunos de mis compañeros de locura considero que mi fobia es más bien moderada ya que yo no les huyo ni vomito ante ellos, si me produce escozor verlos por ahí regados o aún peor si noto que algunos están a punto de caerse de una camisa o una chaqueta o si sé que se cayeron. Los botones me parecen sucios.

Yo he relacionado mi fobia con una caja metálica que mi mamá tenía. estaba llena botones de todos tipos, tamaños y colores y veces me la daba para jugar. Siempre los sentí desagradables.  Además recuerdo un pijama beige de mi papá a la que le habían recosido los botones, así que tenia botones diferentes y además estaban zurcidos con hilo de diferentes colores. No sé cada vez que me pongo a pensar en esos botones me recorre un escalofrío por la espalda y me una sensación de asco que no puedo explicar muy bien. 

Pero  más allá, creo que la raíz del problema fue una falda muy ochentera fucsia y con botones negros. Alguna vez mientras patinábamos al frente de la casa terminó en mis pies dejando al descubierto mi ropa interior y por lo cual mis “amigüitos” se burlaron mí un tanto más de lo normal, yo tendría 9 o 10 años quizás.

imagínesela fucsia.

Mi fobia por supuesto ha sido tema de conversación en salidas varias, sobre todo en las salidas de compras con las chicas, ya que siempre sale a colación cuando voy comprar una camisa o un pantalón.

Mi parte racional comprende que es ilógico sentir asco por unos circulitos, que generalmente son de plástico, inocuos en sí mismos y cuya mayor amenaza es que yo decida un día tragármelos y me atragante con ellos. Pero, ¿cómo explicarle a mi parte irracional todo eso?

Hay botones que yo considero bonitos y visualmente son una monería, pero la verdad es que yo no quiero tocarlos. Esto me ha traído problemas con mamá, con uniformes de trabajo y ante la pregunta ¿Por qué no te pones una camisita? -Cómo hace uno para explicar que es algo que no puedo controlar.

La mayor parte del tiempo me río del asunto y  pasa, pero hay días que uno no encuentra nada “buttonless”!!!

He aquí un ejemplo de cosas que yo no me siento capaz de usar o tener en casa y que verlas me da ataque de ansiedad:






Este es el tipo de botones  es el que más asco me da: aquellos que solo tiene un punto de costura por la parte de atrás, que cuando están puestos en su sitio y así estén súper bien cosidos siempre parecen flojos (escalofrió) y los nacarados blancos de típicos de los pijamas.





Creo que mi peor pesadilla sería trabajar en un fabrica de botones...