Este blog es de catársis... No lo tome personal, lo tome a mal, sino le gusta simplemente no lo tome !

No hay corrección de estilo ni ortografía. Se me olvidan muchos puntos, algunas comas y me como palabras completas y letras. Ya lo verá.

jueves, 13 de noviembre de 2014

Cuando escribirse era divertido.

Hace unos años les escribí a mis amigos haciéndoles una simple pregunta "cómo es una buena amante?" este fue uno de los más sinceros y divertidos que recibí. Vaciando mi correo electrónico, de cosas viejas y basura virtual lo encontré y no pude contenerme en publicarlo y demás publicar la respuesta a su pregunta final . 

"mmm, Iba a empezar con que una buena amante no necesariamente es una novia.
Pero creo que todo el mundo sabe eso.
Una buena amante es quien se deja seducir, haciéndonos notar que sabe claramente que se está "dejando". En otras palabras , que hace sentir que desde el principio son cómplices. Tal vez no desde el principio principio pero sí a la media hora de estar hablando o mirándose.
Son interesantes además las que quieren y no quieren, pero que se les nota en la cara que SI quieren y saben que el rostro las delata.
Las que son muy sensuales al bailar, que se meten el dedito a la boca... no necesariamente son las mejores. A veces son un desastre.
Personalmente una de las mejores amantes que recuerdo (una chica de una sola noche) era una intelectual. Una mujer de museo. Bailó casi obligada un cualquier cosa no muy pegado y luego mientras iba al baño me tomó de la mano y me llevó a su habitación sin siquiera preguntar si estaba de acuerdo (claro que los hombres  -cuesta admitirlo- rara vez no estamos de acuerdo). Empezó diciéndome que no repita mi nombre, que ella no iba a repetir el suyo para que no sepamos quiénes éramos. Un jueguito que realmente me excitó y desconcertó. 

Había un poco de desesperación en sus manos y labios, lo que hizo(sabiamente pero totalmente ignorante de lo que hacía) que yo me tranquilizara y viera toda la situación desde fuera y yo no vaya directo a entrar en ella. (creo que el secreto que toooodos los hombres debemos conocer y debería ser impartido en escuelas es ser muy preliminar y manejar este "antes de" con cualquier mujer, aunque sea la aburrida de la novia que a le sabes de memoria hasta los granos...)

Tenía un cuerpo muy muy lindo y natural y se desnudó a la luz de una lamparita un tanto hipy que matizaba muy bien. Era su habitación, un cuarto con personalidad, se notaba y me embrujaba por ello que la mina en cuestión tenía clarito quién era y sus dudas también las tenía asumidas y se divertía a costa de ellas.
Una buena amante, -y esta lo fue, por lo tanto es mi referente- es quién sabe exactamente lo que le gusta que le hagan y te lo dice bien clarito y con todas las letras, pero además está dispuesta a ser juguete de alguien más -o sea mí juguete-. Particularmente no me gustan las dóciles, me gusta un poco de lucha, de confrontación el algunos momentos y de compañerismo sexual en otros. TODO EN EL MISMO POLVO.

Espero que sea una puta en la cama, que nada le asuste y si se asusta que se deje quitar el miedo.
me gusta de sobremanera que le guste su cuerpo, que se sienta sexy, perra, puta y que finja con cara de puta que es una santa paloma.
Me gusta que le encante la paloma, que le diga verga, que hable mientras hacemos el amor o que me pida que le de más duro.
Me encanta la oralidad. El sexo oral y el hablar hasta por los codos.
Me exita demasiado los quejidos pero luego de un rato, -me he dado cuenta con el tiempo- me aburren los gemidos monótonos y muy seguidos.
Me gusta arriba y abajo, abajo y arriba y me encanta terminar de sacarnos la ropa mientras ya estamos uno dentro de otra.
que no le tengan reparos al semen, imagino que es tibiecito, un poco salado con gusto a cloro y lechoso y todo eso pero hay mujeres que lo disfrutan como si fuera el mejor de los tragos, se ponen felices como si tomaran un cafecito en día de lluvia.
me gusta, me encanta que me miren a los ojos, que me digan con la mirada: mira lo que me estas haciendo o mira lo que soy capaz de hacer.
Debe dejarse y pedir ser tocada, masturbada, acariciada en la espalda, que se deje tocar sabiamente -ojo sabiamente no suavemente-.
que luego de terminar se quede exausta y sudada sobre mi pecho, mientras recorro con mis dedos su cabello húmedo.
que quede muerta y sonriente o cagada de risa, Que se levante de la cama desnuda bien desnuda y no corra a ponerse una sábana porque las hace ver ridículas. Que tome líquidos como tomaría un muerto de sed, es decir con la boca abierta, que se riegue por su pecho y que luego se limpie con el antebrazo mientras me pasa la botella a mi.
que duerma mojada, que no se bañe. Que tenga el semen entre las piernas o donde sea y que no le moleste, puede hasta refregarse con uno para que se seque pronto pero no limpiarse. (me da la sensación de mala educación)
que  muerda suavecito mientras besa, que acerque los pechos a mi boca.

Que luego, al despertar mientras amanece, no me diga -por favor ándate-.

otro día sigo con las otras preguntas."


a la pregunta y para ti cómo es un buen amante: 

"Querido, 

Qué quiero yo en la cama?  un buen amante , que como tu bien dijiste no necesariamente es el oficial.

He tenido amantes de varios colores, de todos los sexos pero de hecho los prefiero masculinos. Es verdad cuando las mujeres decimos que el tamaño no importa a mí me han tocado malos amantes muy bien dotados y todo lo contrario, pero de preferencia que estén en tamaño estándar. Me gustan los amantes que se la juegan en el momento en el que están, aunque sepan que es solo por un ratico, te tratan como si fueras la más deseada las mujeres. Para mí  una de las cosas más excitantes es saberme deseada y por supuesto es parte del trabajo previo.

No me gustan los hombres que se dicen lo machos que son, juran y re-juran que la manera de excitarme es mandar la mano directamente sobre mi pubis y mi clítoris... para mi eso es un premio es decir,  es de las últimas partes a tocar con las manos. Cuando ya esté caliente y húmeda.

Los momentos previos- el tan conocido "pre"  Es todo, el baile, la cena, el taxi. que me mire a los ojos, que me roce suavemente la espalda.  Me encanta que me besen, sobretodo el cuello, justo donde nace y se deprende la clavícula y también la base de la espalda cerca al tatuaje que tengo ahí que me muerdan suave en la base de la espalda. Suele darme un corrientazo de esos que no sabes si rayan en el placer o el dolor Que no resistes pero que no quieres que acaben.  Me gustan los pres largos hasta que yo pida casi a ruegos que por favor ya!

No puedo negar que ha habido "rapiditos"  buenos, pero eso sucede cuando la adrenalina está la tope y uno pude hacerlo en casi cualquier lugar, pero en la generalidad me gusta tomarme y que se tomen tiempo.

Me gusta saber qué es lo que el otro quiere, y que el otro se interese por saber qué es lo que yo quiero.  pero no soy de muchas palabras en la cama. Hay cosas que dependen del ánimo a veces me gusta dominar y otras ser dominada, los mordiscos y las resistencias. Que me miren a los ojos y que me demuestren lo que hago los gusta  (que si hago algo que no le gusta me lo digan). Las risas siempre vienen bien, relajan y hacen que todo sea más fluido, uno de mis mejores orgasmos fue  a carcajadas.

Recuerdo (sueno a vieja jijiji) que había muchas cosas que antes me daban miedo, ahora sé  en qué es lo que realmente no cedo, para mí el sexo debe ser algo placentero para los dos, un campo de batalla sin perdedores y partiendo de ese hecho no hago aquello que no me produzca placer.

Me gusta el momento que se da después de, en donde uno pude hablar de miles de cosas hasta quedar aletargados sobre la cama, el sofá o la alfombra. Prefiero los amantes con amaneceres y me parece de muy mal gusto que deseen bañarse después de estar con uno, te deja la sensación de que lo que paso fue sucio, pero no en el mejor sentido. (me  toco uno así… que cosa más desagradable…).

He tenido posiciones favoritas, pero siempre han dependido del amante y la situación.

Reírse es realmente importante, orgasmos vienen a carcajadas :)."

viernes, 7 de noviembre de 2014

El ejercicio de dejar ir (II)

Hace unos meses escribí la parte I de " el ejercicio de dejar ir, Quizás estaba más triste, más melancólica, más llena de rabia, quizás.

Ahora, sin embargo, mi cuerpecito no me deja de molestar, he tenido uno tras otro pequeños malestares y molestias y creo que tiene que ver con ese ejercicio, dejar ir.

He estado haciendo barrido de cosas "viejas" que uno carga, no solo del año pasado si no de todos los años. Borrando correos del caballero, de SNV, de D,  releyendo y sintiéndome ajena a esos sentimientos, a esos quehaceres a esa vida.

Encontrando cosas graciosas y vainas que no recordaba y otras que no quería recordar.

He tenido años más complicados, más desastrosos, las dramáticos sin embargo hace mucho no me sentía tan cansada. Lo que quiero ahora es una ventana junto al mar y una copa de vino blanco.


domingo, 14 de septiembre de 2014


lealtad.(De leal).

1. f. Cumplimiento de lo que exigen las leyes de la fidelidad y las del honor y hombría de bien.

2. f. Amor o gratitud que muestran al hombre algunos animales, como el perro y el caballo.

3. f. p. us. Legalidad, verdad, realidad.



leal.(Del lat. legālis).


1. adj. Que guarda a alguien o algo la debida fidelidad. U. t. c. s.

2. adj. Fidedigno, verídico y fiel, en el trato o en el desempeño de un oficio o cargo.

3. adj. Dicho de una acción: Propia de una persona fiel.

4. adj. Dicho de un animal doméstico, como el perro o el caballo: que muestra al hombre cierta especie de amor, fidelidad y reconocimiento.

5. adj. Dicho de una caballería: Que no es falsa.



La real academia, me dice que la lealtad viene de leal y ser leal es ser fiel y/o no ser falso. 

Últimamente, quizás el último año, quizás más es una palabra que rondado mis relaciones, pero no sé si yo la entiendo mal o saco contexto. De quienes he recibido reclamos, han sido personas con las que no hubiera considerado ser desleal en general, disponible 24/7- 365, no he sido falsa, fui de frente  y tratando de ser lo más congruente con lo que he pensado siempre, posiblemente mis acciones no fueron las esperadas pero siempre fueron de frente sin mentiras, sin atajos y escogí llegado el momento de escoger, escogí. lo admito no lo hice en primera instancia, no quería hacerlo,pero cuando fue necesario lo hice. 

No soy perfecta, me equivoco muchas veces,pero hay cosas que simplemente no están en mi sistema, no las aprendí o quizás las desaprendí en algún momento en la vida. 
Como entiendo la lealtad no tiene que ver con estar 100% de acuerdo con el otro, sino ser capaces de decirse las cosas como uno las cree, como uno las ve, no mentir, no tener velos ni puertas.

Hasta el momento no he mentido, no he ocultado, ni me quedado con nada que pueda afectar al otro ( al que quiero, al que amo) de alguna manera.  Pero se me ve desleal por no pensar ni actuar excatamente como el otro pensó que lo haría. lo que nunca imaginé,no que no vi venir, me hace pensar sobre mi charla de hoy, y lo que me hizo dimensionara a su tamaño real el problema es: yo jamás amaría ver a esa persona sentirse mal, no lo podría evitar, quizás algunas de mis acciones no fueron reconfortantes, pero jamás amaría verla mal. 

Al parecer esa persona en su momento "amo" mi incomodidad. 

Dimensionar es la acción, volver a poner todo en perspectiva, no es una cosa tan importante y sin embargo, me pone todo en perspectiva. 

No estoy molesta, no estoy enojada, ni siquiera incómoda. 

En la situación en la que estaba, no estaba enojada con los actores, no le pedí a nadie que no no me hablará de nadie, no solicité ni hice implícito que se dejarán de ver, me molestaba pero un sentimiento que yo tenía, en su momento, que aceptar y que tenía que respetar, por muy incómodo que fuera. No hice jamás un reclamo al respecto y no lo haría. 

Hay cosas que quizás, porque no las he sentido con suficiente fuerza que no las entiendo. 








It’s a shame? I don’t know. Seriously I don’t.


I think maybe I’m wrong, and that’s why I can find a place in live where I’m comfortable to be, comfortable enough to stay.
There are things about relationships that I simply don’t get. Many times people, including me, have these feelings of ownership over others: friends, family, love ones, boyfriends, girlfriends, etc. Jealousy, we call it, make us crazy.
I never quite understood, logically speaking, jealousy: that impotence of not being able to control the other, and I’m a control freak. I’m not saying it I haven’t feel it but is not the kind of thing that characterize me.  It’s awful, seems to me that is a mixture between rage and frustration.
But when ia really have hard time getting it, it’s among friends, jealousy for time shared, invitations, complain about if you go or not, and etc. maybe I’m wrong, and I suppose to get it straight but the truth it makes no sense to me.
When you introduce your friends to each other, you may have the “risk” of been left apart for some things, and if they really get well, may be they would become closer together. People met people and the curse of its relationships doesn't concern you at all, they will be free of liking each other or not.

I used to enjoy the company of an acquaintance, and I want it to know this person better so maybe we can become friends, instead I let this person go because having a friendly relationship with this person may have being the end of a friendship. I chose, I made my choice freely and now I get complains about it all the time, I'm getting tired of it. 

viernes, 5 de septiembre de 2014

Cambiando de idioma

He estado feliz !! mi examen de ingles fue un éxito pese a mi poca preparación, lo que quiere decir que si me preparo me irá mucho mejor lo cual he decido escribir mucho más ingles y de ser posible recibir criticas al respecto. Sé mis lectores no son muchos y que seguramente no recibiré muchas correcciones, no por que mi ingles sea maravilloso sino porque ... es así ( eso creo) 

De todas formas si alguien se anima a hacerlo me dará mucha alegría. 

:)

viernes, 8 de agosto de 2014

Silly me.

There are so many thing I can say right now
like "I have knot on my throat" 
I wish I would cry my eyes out  and leave this feeling of  nothingness behind. 

There have been so many things I would have say, 
rather I stood in silence swallowing my grief and sorrow .

Silly thing. no cry, no laugh,  nothing
a poker face of emptiness, 
a hole on my brain
the end of the universe on the edge of a table. 

Silly me.

martes, 24 de junio de 2014

Cuando nada de lo que haces te deja seguir.

Estoy pegada como un disco rayado a la espera del punto de quiebre, ese click mental en donde por alguna extraña razon uno deja de preguntarse, deja de cuestionarse, deja de añorar y hace lo que uno hace mejor seguir.
Este año hubo dos eventos que lo han marcado y se resumen en "ausencia". La ausencia de dos amigas en particular, una que falleció y aquin no tuve la oportunidad de decirle cuanto lo quiero, que nuestros años separadas, y la poca vida juntas que tuvimos, no significó que la quisiera menos y que el tiempo nos dio una cachetada diciéndonos que nunca hay suficiente y que hay que aprovecharlo al máximo, y tengo arrepentimiento no haberlo a provechado con ella. es una tontería por que la vida no se basa en "hubieramos". Luly donde quiera que estés que estés rodeada de amor que todos los que te queremos.


el segundo evento, es la ausencia de quien yo quiero como una amiga, pero a la luz de los eventos ella a mí no. y aceptar que uno no es monedita de oro no es fácil. saberse no querido no es fácil, es comprensible cuando uno ha tenido una desavenencia pero sigo sin entender y esto me ha dado  más duro lo que quisiera aceptar, se me ha vuelto la piedra en el zapato de muchas cosas, me alejo de gente, trato mal otros, lloro si razón, sigo entusada por esto y se que es bobo, racionalmente es muy bobo. 

Hace unos días le escribí, no espera que respondiera, mejor dicho sabía que no lo iba hacer pero en el fondo deseaba que me responda con alguna cosa que yo pudiera racionalizar. Qué vaina tan pendeja definitivamente !! 

jueves, 12 de junio de 2014

El ejercicio de dejar ir.

Apreciada/o Lector,

El ejercicio de “ dejar ir” es algo que jamás me enseñaron. Es decir las palabras de mi padres decían una cosa peros su acciones otra y en realidad nunca aprendí. (más mi mamá que mi papá). 

Dejar ir es algo que conlleva un esfuerzo real de respirar y hacer el ejercicio de real de tratar de entender  por qué uno es incapaz de respirar profundo y dejar ir. Suena tan pero tan simple y quizás para algunas personas lo sea, para mí no, una parte de mí se queda aferrada a los amigos, a los amantes, a los ex -algo, a la ciudades, a las escuelas, a los lugares y de repente me veo envuelta en un tornado de melancolía, de recuerdos y no recuerdos de lo que era, porque seguramente no era tan bueno como lo recuerdas, sino recuerdos de lo que querías que fuera, ese futuro imaginado que no llego, por que lo duro no es perder lo que se ha vivido si no que las expectativas lo que quieres vivir.

Abrir la mano respirar profundo y dejar ir, hace mucho tiempo que no pasaba por el ejercicio consiente de querer dejar ir algo. 

Para poder dejar ir  hay que aceptar un poco de cosas, parezco libro de auto ayuda.

1er. ejercicio- persona Uno. 

paso Uno "Aceptar" 
- Acepto que te quise. 
- Acepto que te quiero.
- Acepto que no te tuve ni tengo paciencia. 
- Acepto que no fui la mejor de las personas contigo. 
- Acepto que me dio miedo preguntar.
- Acepto que me enranché. 
- Acepto que te evité muchas veces. 
- Acepto que hay días que te extraño. 
- Acepto que hay cosas que quisiera decirte que ya no lo voy hacer.
- Acepto que quisiera que te vayas y no tener que lidiar contigo.
- Acepto que hay días que quiero no fueras tan cercan@ con mis cercanos. 
- Acepto que no entendí 
- Acepto que tuve rabia
- Acepto que en momentos deseé que no te fuera bien y acepto que me siento orgullosa de que no sea así.
- Acepto que ya no te quiero en mi vida hoy, pero que fue hermoso tenerte en mi vida ayer.

Acepto que esto es una tontería que la gente va y viene, que debería ser menos doloroso viajar solo en en tren. Me cuesta, me cuesta marras  desatar los lazos, a mí me toca cortarlos y cómo duele.

No hay en mí un minuto de arrepentimiento en lo que vivimos, el tiempo que tuvimos fue el justo, aun que al parecer yo quería que se extendiera.

Los proyectos, las risas, las bromas, los cumpleaños, los acosos, los ponies al parece fueron los necesarios.
Desde ya me disculpo por mi incapacidad de comprender que fue lo que pasó y que ha hecho que esta ruptura sea, para mí "eterna" y un tanto tortuosa.

Te quiero y espero que el mundo te bendiga, pero ya no quiero revolcarme en la miseria que estaba sintiendo por no entender, así que al día de hoy,  varios días (muchos días)  muy tarde, respiro profundo y te dejo ir.





miércoles, 21 de mayo de 2014

De la montaña, De la muerte y ausencia, Del amor


De la montaña: irse es un respiro, es dejar el peso de las pendejadas y los dramas estúpidos que uno tiene en el día a día, es ponerse unos zapatos distintos, teñir el día de tierra, magnesio y algo de sudor. Dejar la cabeza (un poco) en casa y más o menos intentar hasta que los brazos no den más y las piernas te reclamen. Las heridas obtenidas son reales, sangran y sanan.  De la montaña me queda la serenidad, un equilibrio precario, picados de mosquitos, sancudos y pulgas. Me queda también el reconocimiento de ser mínima ante la enorme majestuosidad del paisaje, un poco intrusa, un poco clandestina y algo violenta. Cosa rara esto de encontrar uno de los amores de la vida, no es un chico, no es una amiga, no es un hijo, de momento es la sensación de ser frágil dentro de la fisura de la roca, y con esa fragilidad saberme enteramente viva.

De la muerte y la ausencia, es extraño como uno teje una maraña social, hay momentos en la vida en que uno ya está inmerso en ella, la memoria nos trae a las personas queridas y con la intensión de iluminar una tarde de recuerdos, a veces logramos salir de la cotidianidad y vernos por uno o dos segundos para hablar de lo que fuimos y de lo somos, de lo que el otro recuerda de nosotros, como: una carta escrita, un pastel horneado, pillarse una travesura y demás. Es extraño como no conocemos la maraña de la gente a la que queremos, así cuando saltan la valla y se van. No sabemos cómo compartir el inmenso cariño y la grandísima bendición que fue tenerlos en nuestras vidas, entonces yo opto por escribir en este blog un párrafo sobre la muerte y sobre la ausencia tratando de hacer a mi manera ese ritual de dejar ir, mientras reímos y recordamos.

Del amor, y si les digo que me siento llena de amor, para dar y compartir, sin sentirme triste por no saber dónde ponerlo, a veces mientras camino en las mañana me hago miles de historias de cómo les explico que los quiero, “Have I told you that I love you?” fue una de las frases que usaba de manera recurrente en alguna de mis relaciones pasadas, a lo que el increpado respondía  “ not today” y el que pregunta afirmaba así sin el mayor temor de quedar descubierto “I do, I love you”.  Me da ternura a veces tanta cursilería y la extraño de cuando en vez, desnudarse entre palabras melosas y amanecer abrazada. Si me hace falta el preocuparme por alguien y que alguien se preocupe por mí. Eso no quiere decir que sea infeliz o que esté incompleta como últimamente me lo han hecho entender, solo que veces, como hoy, amanezco con ganas de compartir por partes mi corazón. Del amor es tan complicado hablar, hay tantas formas de querer y de amar, soy afortunada he amado.

sábado, 19 de abril de 2014

Esa cuestion del tiempo.

Uno de pasa la vida pensado que hay tiempo para todo. Para verse, para salir, para conocer, todos dias dejamos algo ppr que se podrá hacer mañana.

Ay momentos que ralealidad te cala y con una cachetada te dice: se acabo el tiempo. 

Pudimos vernos más,  conocernos más,  sabernos más.  El cariño está el tiempo ya no.

Donde sea que el hayas volado, espero que sepas que mi cariño es grande.

Descansa en paz y sé feliz.     

lunes, 14 de abril de 2014

Happines comes in a bunch.

Les voy ser sincera envés de estar escribiendo una entra para el blog debería estar haciendo mi informe. En realidad hoy me siento “terriblemente” (léase enormemente) bendecida.

Desde noviembre me había pasado en un mood de esos en que ni uno se guanta: super triste y dolida. Tenía miedo de cumplir años, llegar a los 37 y darse cuenta, como un baldado de agua fría, que cada vez se están más cerca de los 40 y que hay cosas que quizás no voy hacer y que hay lugares donde no estaré y gente a la que no volveré a ver.

Este mes tuve mi primer gran encuentro con la escalada, claro guiada y aprendiendo, y fue reafirmar que he encontrado otro de los amores de mi vida. Aquí es cuando uno dice porque no lo supe 10 años atrás, pero entonces también me pregunto: Hace 10 años quizás no hubiéramos sido a match. Durante mi salida a Suesca, tuve una epifanía y de manera casi mágica toda esa tristeza y ese miedo de envejecer se fueron al tiesto, espero que por un buen tiempo.

Tenía miedo de tener 37, y eso era muy extraño para mí, nunca he había sentido miedo de envejecer, y de repente me entró la angustia de las cosas que se supone debería haber hecho hasta hoy,  bueno, y no solo las que “debería” sino las que yo hubiera querido hacer hasta hora. Tenía miedo de perderme cosas en la vida, de no ser lo suficientemente capaz de vivir completamente entregada a vivir. De no haber sido mamá, o no ser la mejor de las tías, de haber compartido mi vida en matrimonio o concubinato, de no encontrar un doctorado que quiera hacer, de no ser económicamente estable. También me corroía un poco el miedo a estar sola, vacía. Tenía rabia por lo que, según yo, me habían dejado atrás amigos, amantes, familia. Sentía tristeza por lo que habían partido, por los que no están. Pero son esos hoyos mentales, taras, que uno mismo cava si la menor compasión.

Ese domingo subí al tope del farallón de Suesca y vi a Leo, sentado haciendo de estación, me respiré, sentí hambre y tuve una epifanía: “Uno preocupándose por tanta maricada”, de repente pareció estúpido todos mis insignificantes problemas, que no quiere seguir en mi vida. No fue enteramente honesto conmigo, de que me vale cabrearme, de nada. La vida sigue, yo sigo y más que contar mis pesares debo contar mis bendiciones: son millones.

Soy parte de una familia que ama como soy, mi mamá me ha perdonado más veces de las que podría contar en mis dedos y para mi papá fui la manzanita de sus ojos hasta el día que se fue, seguramente donde este lo seguiré siendo. Tengo dos hermanos maravillosos casados con dos mujeres excelentes, una sobrina divina a la que quisiera comerme a besos. Tengo una familia extendida primos y primas, tíos y tías. Al menos en 5 lugares del mundo tengo alguien que me reciba de paso y con gusto, he encontrado almas gemelas para diferentes cosas, me he enamorado y se han enamorado de mí, he deseado y he sido deseada, nunca he pasado un cumpleaños sola, conozco varios lugares de Colombia y el mundo, estoy sana, tengo trabajo y ganas de hacerlo, trabajo en lo que me gusta aun que haya días que me queje.

Así sigo y sigo contando bendiciones. Doy media vuelta y me veo hace apenas dos semanas, un poco amargada y un poco triste, sintiéndome inferior, fea, incapaz y una idiota (porque uno es así) y parece un sentimiento brumoso, lejos de la realidad. Tengo tantas bendiciones y por cada una de ellas hoy doy gracias y decidí hacerlo público porque las bendiciones y las alegrías se comparten y así se multiplican. Gracias por estar en mi vida y hacer de ella algo maravilloso. 

viernes, 28 de marzo de 2014

En la mítica tierra de Nutrimón. Mi paso por Barranquilla.


De niña Barranquilla representaba navidad, no porque viajáramos mucho, sino que cada vez que mi papá viajaba para allá regresaba cargado de... (como el juego del barco).Debo aclarar que eran los últimos años de la década de los ochentas y los primeros de los noventas, aún Gaviria no había abierto las puertas del libre comercio y los M&Ms no estaban en todos los supermercados del país. Barranquilla era un lugar "mítico" para mí, del que llegaban dos veces al año: garotos, chocolates Zero, milkyway, muñeco y juegos Fisher Price, Lego y cosas de esas que los papás compran a sus hijos cuando están de viaje, una cajita de Dunking Donuts por ejemplo.
El recorrido que logré hacer por la arenosa no fue en largo, ni puedo asegurar que la conozco, pisé sus calles por unas horas: dos tardes en dos días diferentes, la pisé, de paso, y no sabía que tomábamos el taxi que me llevaría sin proponérselo al "saudade". Nuestra intención era almorzaren un sitio rico y tradicional y el hombre nos llevo “Las Flores” a comer pescado junto al río Magdalena y él, inocente sin proponérselo, dijo con ese acento entre labios de los barranquilleros -este es Monómeros, ahora solo venezolano, porque antes era Colombo-venezolano pero lo vendieron-. La puerta del lugar no tenía el punto verde que tenían todos los lápices, cuadernos y borradores que teníamos en casa, ni las vallas que mi papa mandaba a poner en las carreteras de Nariño. Pero ahí estaba, la "tierra" del abono con sus formulas (triple 15 de Nutrimon por ejemplo) y sus bultos.
Frente al río comimos arroz con camarón y tomamos cerveza, la brisa se llevo un poco de la nostalgia y Dalmiro, nuestro taxista, después de habernos sentado por unos minutos a ver como una “cocinera”(ave negra azulada) planeaba contra la brisa, nos llevo hacia el barrio “el Prado” donde yo quería visitar, más por morbo museológico, lo más cercano a un gabinete de curiosidades que conoceré en la vida: el Museo Romántico. En una casona de los años treinta en donde cada una de las habitaciones está repleta de objetos organizados según el orden de la cabeza de quien lo montó. Hay desde banderas, fotos himnos, uniformes, maquetas y demás que quieren hablar de las familias tradicionales de la cuidad y las reinas del carnaval. Desde la profesión, sea museóloga o restauradora, es una pesadilla, pero tiene ese encanto que suelen tener las películas B.
Pasé, como ya les dije unas horas, por la cuidad. No me quedo claro cuál era el norte o el sur ni si un sector era “peligroso” o no. Lo único que me podía imaginar era mi pa, en alguna camisa de manga corta que Lulu le había empacado dentro de una maleta rígida de color café de marca Samsomite que usaron hasta que se rompió.
Me senté por unas horas en Quilla pero mi destino final fue Cartagena, llegué, vi los amigos, rumbie, vi como la novia de Caribe contraía matrimonio y brindé, recibí una flor, comí pescado, caminé por La Heroica y sus murallas comí helado de Corozo y de albahaca, me sentí feliz y satisfecha.
Pasé por Quilla de regreso, y tome un vuelo de regreso a la vida diaria lejos del río lejos del mar, donde hay M&M en cada tienda y hasta una tienda Lego se ha instalado. Me queda la melancolía y la sonrisa. 

Volveré, como dice una canción de pornosalsa,  me hizo falta dejar un par cosas cerradas. 

Suddenly...

Los amigos son una cosa maravillosa, incluso lo que se van, lo rodean, lo aman, lo regañan, a veces te dejan, los dejas, la mayoría simplemente no importa. Y si bien, yo creo que la vida es un viaje en tren y que uno cambia de vagones y de compañía de manera regular , a veces  no es tan sencillo de asimilar.

Lo que ha pasado últimamente me dejado en un estado un poco "tembloroso" y no me refiero a la ausencia de algún amigo en particular, sino en la ausencia generalizada.  Es como si de repente una ola de no sentir más se apoderara  un poco de todos (o de mí)  y me asusta la posibilidad e hundirme como en otra ocasiones.

Es una ausencia de mí que no sé como controlar y uno creo que casi a los 37 años sería menos complicado de hacer pero no sigue igual, uno se desespera menos y, por lo visto, vuelve fumar.


lunes, 10 de marzo de 2014

Los duelos



Cuando se habla de duelo normalmente se piensa en la muerte de alguien, un amigo, un amante un padre, un hermano. Pero los duelos también sobre muertes simbólicas como terminar una relación amorosa o pasional, la ausencia de alguien que va en un viaje largo o el rompimiento, corte o separación de una amistad.

Si hubo algún tipo de amor, un súbito cambio en las circunstancias, a veces no es súbito sino que uno de los implicados no se da cuenta hasta que es demasiado tarde, que impliquen la separación o la lejanía te dejan K.O. Totalmente fuera de foco y perdido en el espacio.

Una amistad es como un romance, en muchas de sus  implicaciones, uno hace cosas por el otro que por otras personas no haría, uno hace exigencias y toma partidos, uno defiende y colabora en la medida de lo posible, uno escucha quejas, da consejos, oye planes a futuro y de alguna manera uno se imagina  al OTRO en el futuro, en tu posible matrimonio, en el viaje planeado a fin de año, cantando la misma canción en karaoke el día de tu cumpleaños.  Le dices que lo quieres, le demuestras cariño y lo que menos esperas es que el fino hilo que los une se rompa, deseas que sea más fuerte que cualquier cosa. Con lo que no cuentas es que el otro no se sienta igual que tú que realmente tu no estes en sus planes largo plazo, con eso no cuentas.

Yo he tenido alejamientos antes, con amigos y amigas, pero nunca los había sentido tan profundos, tan de raíz. En otras ocasiones había un motivo en particular para irse o para que otro se fuera, uno sabía que en una emergencia, en un mal momento cualquiera volvería a tomar el celular o escribir un mail y decir: te necesito y casi todo volvería al principio.

El duelo que siento ahora es profundo y la rotura es  total, y si no es porque la vida nos ha puesto en espacios comunes y nos vemos muy de vez en cuando, yo evitaría toda cortesía y haría de su presencia una ausencia. Este rompimiento ha sido cruel y doloroso para mí, no tengo ni idea que ha pasado por su lado al parecer ya había roto hace tanto, y yo no había dado cuenta que ahora ya no le importa.

Si estoy herida y dolida. Tal vez hacia fuera se vean todas las razones que no son. Y parezca una niña terriblemente caprichosa, que también lo soy. Peo es que cuando te pasaste más de 6 meses preguntándote oye que le pasa conmigo, cuando le preguntas y dice no pasa nada y luego te da el espaldarazo porque los que para ti era importante y para esa otra persona no. Sin preguntar, sin avisar sin más. la amistad se convierte en incomodidad y este en hastío. 

martes, 4 de marzo de 2014

Lo pensé

Me dijeron: -Qué era los que soñabas ser de niña? eso que te apasionaba cuando tenías 12 , 13, 14 años? Recuerda es necesario volver a los orígenes.

Aquí estoy en mi origen. He vuelto, al parecer jamas he debido irme.

Me leí de arriba-abajo, de abajo-arriba y me encontré igual que siempre. Es como si no hubiera cambiado nada. Sólo que ahora sé que me puedo enamorar y lo extraño. Voy aceptando mi vida, me gusta - te aterra- pero me gusta. Soy la misma pendeja que comete errores solo que ahora el guayabo moral dura menos y la cara dura está mejor entrenada.

Algún día escribiré de verdad sobre el amor, no sobre sus consecuencias. Algún día volveré del todo al origen.