Este blog es de catársis... No lo tome personal, lo tome a mal, sino le gusta simplemente no lo tome !

No hay corrección de estilo ni ortografía. Se me olvidan muchos puntos, algunas comas y me como palabras completas y letras. Ya lo verá.

viernes, 27 de mayo de 2016

Cuando escribir no es suficiente

No sé. ¿fue la luna? ¿unas hormonas que me mandaron tomar? ¿Quizás la ausencia de las personas que más quiero en mi día a día?  no sé.

pero me ha invadido una pequeña ansiedad que me ha paralizado de todo, incluso de escribir. Escribir al parecer no es suficiente para quitarme este nudo que se me hace en justo debajo de  donde termina el esternón. Me imagino que es lo que deben sentir los gatos cuando tienen un bola de pelos. No te impide realmente hacer muchas cosas pero te las dificulta.
Hoy tratré de ir a hacer ejercicio que siempre me sienta bien, pero cómo amaría poder irme este fin de semana a la montaña y perderme un rato entre las rocas. Mierda ! Cómo extraño Bogotá cuando estoy así, un poco perdida.

En esa ciudad me sentí perdida muchas veces. estuve desolada y triste, llena de ansiedades y miedos  pero jamás sentí que me hacia falta otro lugar. Añoré ciertas cosas de Quito pero no creí que volver sería prudente. Ahora un año y 3 meses después sigo esperando abrir los ojos star en apto de Teusaquillo y que los mininos me arrunchen.

Debo conciliarme con Cali y es urgente

martes, 24 de mayo de 2016

Hay días en que el mundo no me alcanza para recordarte, es dificil entender. No es que te ame y sin embargo siento que tu ausencia me invita hacerlo. Cómo no enamorarse de lo que ya no es y no éxiste.

Has sido un eterno amor de verarno, recorriste mis pensamientos por tanto tiempo que ya sé como soy yo sin tu sombra.

Me niego admitir que fue mi culpa darte un espacio, pero reconozco que te lo ganaste.

Hoy cuando años han pasado a veces me pregunto que habría pasado con tu recuerdo si te hubieras quedado?

martes, 10 de mayo de 2016

Hace tanto no te escribo. Ayer creo que te soñé. Lo creo por que amanecí  extrañándote. No lo tomes a mal pero rara vez te extraño, siempre estar aquí. Hoy quisiera que vinieras a ver y conocieras mi casa y los gatos. Me ayudaras a poner un par de repisas y dos o tres cuadros. Ayer te soñé y hoy te extraño.